Qué cubre tu seguro en caso de lluvia

Uno de los riesgos que se encuentran entre los más sufridos por los asegurados es la inundación. Esta puede ser a causa de una tubería rota o de unas lluvias torrenciales, que suceden sin previo aviso y que provocan serios daños en muy poco espacio de tiempo. La presencia de estas precipitaciones causan graves problemas y un gasto considerable.

De hecho, según un estudio relacionado por la Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), este siniestro supone el 33,8% de los registrados en el año 2012. Muchos seguros cubren estas situaciones, pero incluso si no lo hacen, hay circunstancias que están cubiertas, debido a su carácter extraordinario, por el Consorcio de Seguros.

Para que se den estas circunstancias es necesario que se den ciertas condiciones que conviertan una situación normal en algo catastrófico. Para comenzar, solo se considera lluvia torrencial si se superan los 40 litros/m2 y en el caso de daños por viento, si este tiene una velocidad de 120 km/h.

Esto supone que no se cubre lo que está producido por el agua o viento por debajo de estas cantidades, a no ser que esté expresamente indicado en la póliza. Para las condiciones extremas, existe la posibilidad de que lo cubra el Consorcio de Seguros, siempre y cuando el bien afectado esté asegurado y con la póliza al día.

Roca&Monferrer y Allianz te ofrece el asesoramiento para contratar las coberturas que necesitas en función de tus necesidades. Contacta con nosotros atenderemos tus dudas!